El AS² de la historia

La Soga de los Muertos: visiones en Ayahuasca (Parte 1)

Diferentes experimentos científicos conducen a una comprensión más amplia del mundo que habitamos. De la misma manera, diferentes experimentos en nuestra propia psique conducen a una comprensión más amplia del mundo subjetivo en el que también habitamos.

Este ha sido mi principal impulso para experimentar con la conciencia a un nivel muy personal. Me ha llevado a la meditación, yoga, qigong, ayunas, drogas, sueños polifásicos, sueños lúcidos, y lo más importante de todo, a mi vida diaria. Porque al final esta es la realidad que uno enfrenta, y encontrar tu vida en estados alternativos de conciencia puede ser simplemente otro escape de tu verdadero “yo”.

Sin embargo, la sabiduría nace de la experimentación, si no se busca jamás se va a conocer, si no se encuentra jamás se puede aprender.

Un buen día, entre mis lecturas buscando información sobre el DMT, encontré una palabra que en ese entonces no me llamo mucho la atención: Ayahuasca. Pero unas semanas más tarde, un conocido me ofreció formar parte de un ritual chamánico, en el que, por cosas de la vida, se iba a consumir Ayahuasca.

Me puse a investigar sobre el Ayahuasca, la soga de los muertos como se la conoce en muchos de los pueblos amazónicos que la consumen. Es curioso que exista tanta información sobre esta sustancia, pero poco se escucha hablar de ella en Guayaquil, casi nadie sabe de que trata. Resulta que es una tradición de estos pueblos de miles y miles de años el uso de esta mezcla como un ritual medicinal para curar el alma. Sabiendo todo esto, opté por asistir.

Durante la ceremonia traté de no pensar mucho, más bien esperé pacientemente mi turno. Cuando me tocó, lo primero que note fue el sabor amargo de la mezcla ¡hubiera preferido no saborear! pero de todas formas la consumí por completo. Volví a mi puesto, y esperé por el efecto.

Después de media hora llegaron las visiones abrumadoras. Mi estómago gritaba, y mi cuerpo estalló en sudor frío. Lo único que podía pensar es «¿En qué me he metido?» Por suerte para mí, los efectos negativos, como los vómitos y la diarrea,  pasaron rápidamente. De pronto, mi conciencia ya no estaba conectada con mi cuerpo, ni con el lugar en donde estaba, ni en esta dimensión. Puedo describir esta experiencia como un infierno puro, e incluso eso parecería un gran eufemismo. Estaba asustado, solo y perdido.

Pero esa soledad no duro mucho, pues se materializaron ante mis sentidos, en esta nueva y demente dimensión en la que estaba, tres criaturas místicas, que pueden ser representadas en un gato, un cuervo y una serpiente. Cada una de ellas parte de una más grande, y más mística. Cada una de ellas con un mensaje que, por medio del lenguaje universal de sonidos y símbolos, fueron depositados en mi conciencia.

Toda la información a la que tuve acceso, no estaba en mí ¿ acaso era parte de una conciencia unificada? ¿Una en donde todo el saber de todos los entes que han existido se encuentra archivado? Es algo que no sabré nunca.

Los animales de poder, guías espirituales representadas en tótem animales, estaban ahí porque necesitaba una respuesta “¿Quién soy, realmente?” una pregunta que resonó por años en mi interior.

La serpiente fue la primera en tomar la iniciativa. Mientras reptaba hacía mi cuerpo etéreo, sus escamas negras llamaron mi atención, y sus ojos rojizos avivaron mi terror, al darme cuenta que abría sus fauces para devorarme por completo.

Encuentra la segunda parte haciendo clic aquí.

Anuncios

1 reply »

Deja un comentario