El AS² de los Deportes

CRÓNICA DE UNA MUERTA “LIGADA”

El partido ha terminado y seguramente los más contentos con la debacle “universitaria”, aparte de los anti Repetto y compañía, serán los hinchas de los otros equipos, en especial de tres de los cuatro grandes del país como Barcelona, Emelec y El Nacional.

Anteriormente el “Longo Sucio” se atrevió a criticar al equipo “azucena” y a la prensa “serrana” y en especial a la de Quito y para ser más específico a la prensa “LIGUISTA”. De repente la “hazaña” de haberle ganado a un Barcelona que se regaló a Liga, sobre todo cuando Leonardo Ramos sacó a Gabriel Marques y curiosamente por ahí vendría el primer gol.

Hay que recordar que antes de eso. Liga había cedido puntos de visita y local y estaba fuera de las llaves de cruces directos para la final de Liga Pro. En Copa Ecuador Liga hace la ley del “mínimo esfuerzo” y teniendo una banca de suplentes decente, a veces y sobre todo de visita, pasa apuros en los choques de la nueva competición.

Pero la prensa ha hecho su parte en “sobre dimensionar” a un equipo carente, que el año pasado tampoco era la “gran huevada” de no ser porque el hoy “crucificado calvo hijo del bien” le encontró la vuelta a la salida de Hernán Barcos y Juan Luis Anangonó se la creyó u no desaprovechaba su oportunidad.

Respecto al 2018 y aunque las comparaciones sean odiosas, Liga en el primer semestre era “Barcos dependiente” aparte tenía una defensa sólida, que a pesar de las lesiones y ausencias brindaba seguridad. Para la segunda etapa sobre todo la primera rueda, Liga bajó el nivel en su defensa, Pellerano se estaba acoplando y la “Musa” Ordónez se lesionaba. Aún así, la aparición de “Anangodios” era la carta de gol que salvaba los partidos.

Repetto lograba y meritoriamente sacar “oro” del “cobre”, un equipo carente y limitado y “justitito”, se coronaba campeón ante Emelec, que ya había amargado a Liga en 2015, con un equipo de similar construcción.

En este año, los directivos de la Comisión de Fútbol de Liga Deportiva Universitaria de Quito han realizado una inversión importante, y no era para menos. Liga volvía a Copa Libertadores después de 3 años. Rodrigo Aguirre, Carlos Rodríguez, Nicolás Freire (primer semestre), Andrés Chicaiza (mejor jugador de 2018), José Manuel Ayoví, José Luis Cazares, Jacob Murillo, Luis Ayala (segundo semestre), Luis “Kunty” Caiceo, Adolfo Muñoz y por supuesto Luis Antonio Valencia que era la gran “carta” o “refuerzo” para octavos de final de Copa.

También hay que resaltar que Esteban Paz consideró que tenía sobre población de jugadores, y Roberto Garcés, quien venía como supuesto reemplazo de Jefferson Alfredo Intriago, quien había ya acordado meses antes un pre contrato en medio de las dos finales de la temporada pasada, no era seguro que continué. Pero el jugador jugó a dos bandos, para jugar Copa y no perder ritmo para su “nuevo equipo” y se decidió por “firmar un contrato a largo plazo” con Liga, sólo porque quería jugar.

Así fue, como Liga sin saberlo se “desprendía” de un “hombre vital” no porque sea el megacrack, sino porque, este ofrecía mayores alternativas que un “enano” Vega que es mucho ñeque pero a veces poco fútbol, un Cazares que es pierna fuerte y un Orejuela que desde sus primeros partidos en Liga allá por el 2018 y posterior a que Vega le quitara el puesto ese mismo año, no ha sido más aquel Orejuela de Independiente o aquel fue considerado hombre de selección y partido a partido baja su nivel y no justifica su presencia.

Para variar, Anangonó, quien había bajado de nivel también, se fue de Liga por no llegar a un acuerdo de subida de sueldo, y así los delanteros de la U quedaron en Cristian Martínez Borja que podrá ser un gran driblador y habilitador, pero de goles “nada”, a menos que sean desde el punto de penal. Con justa razón dirán, que Martínez no ha tenido la misma regularidad, pero este año ha jugado partidos completos, donde salvo Copa Ecuador, no ha destacado en más. Por su parte Rodrigo Aguirre, la carta “gol” de Liga, no ha sido el delantero tan letal que se esperaba, lleva como 6 goles, aunque las pelea todas y también se hacía expulsar seguido al principio, hoy la maldita mala suerte le jugó una mala pasada y tuvo que salir al cambio antes de que terminara la primera parte, porque se golpeó contra las vallas publicitarias.

A pesar de eso, es un delantero que tiene sus días buenos y malos, que cuando se prende la mete, y cuando tiene tiempo de buscar su espacio y correr para definir, a diferencia de Anangonó que era un cabeceador o fusilador, o Martínez Borja que es un tipo que puede tranquilamente ser un media punta y arrastrar marca o habilitar. José Ayoví que para mala “pata” cada que marca es para rescatar un empate o terminar perdiendo un partido y tampoco ha sido el aporte que se esperaba, pero al menos las mete no como Muñoz dicen “algunos”.

La defensa, otrora “un muro”, se vio “fortalecida” por Freire y Rodríguez. Irónicamente Repetto y Paz, se querían desprender de un ahora “expulsado” Kevin Minda que había dejado buenas impresiones, hasta un improvisado Realpe había cumplido una labor titánica en la final del torneo anterior.

Pero este año, ha sido una coladera, y ni el poder “goleador” de Freire y Rodríguez, lograron volver segura a una defensa, que hoy se coronó indefensa. En buena lid, debemos decir que Freire se fue y Liga trajo al “Cunti” sobre todo porque Pellerano estaba roto, Franklin Guerra ha sido de cristal, y Andersson Ordónez recién salía de una lesión, para Repetto Kevin Minda está todavía “verde” y quiso mandarlo a Olmedo de Riobamba, finalmente se quedó.

De los defensas que tiene Liga, a pesar de su “irregularidad” por lesiones, Franklin Guerra ha demostrado ser el mejor, Andersson Ordónez siempre es buena dupla con el “Mariscal”, pero Repetto prefirió a su viejo y no tan viejo “conocido” que hoy fue “bailado”. El “longo sucio” gran dueño del “portal” que están leyendo arremete contra Rodríguez, dice que prefiere un jugador nacional, así sea “maleta”. A pagar el sueldo de un defensa lento y “extranjero”.

Y sí, dejando de lado su “falso patriotismo”, Rodríguez perdió su cadera desde el 5 a 1 que le propinó Universidad Católica a Liga en Ponciano, quizá ese era el simulacro para lo que se vendría con Boca, salvando las distancias. Hoy no podía ser de otra manera, demostró Rodríguez de qué está hecho y si su “titularidad” responde a presiones de “dirigencia” porque es extranjero y debe devengar el sueldo, a pesar que en la banca hay mejores opciones, pues muy mal.

Este año, el director técnico no tiene excusas, casi todo lo que ha pedido se la dado, quizá no concretó el fichaje de un nuevo “delantero” con la ausencia de Anangonó y la lesión de Djorkaeff Reasco, pero estaba en él intentar mejorar el rendimiento de sus dirigidos.

Repetto aspiraba a traer a Valencia, lo tuvo. A principios de año quiso a Aguirre y pidió dos defensas extranjeros en vez de promover al nobel Minda, porque no era de su total agrado el muchacho. Quiso a Jacob Murillo, y aunque su negociación se cayó en pasadas temporadas, ahora lo tenía, por otro lado, Chicaiza nunca fue su “prioridad” pero sí fue anhelo de la hinchada y de los directivos, Chicaiza con un pasado en Liga por el 2014, pero que no llegó a debutar con el primer equipo, era llamado de atención a la Comisión de Fútbol, por haber dejado ir a un “gran valor”.

El que fuera el mejor jugador ecuatoriano de la temporada pasada, y además figura a año seguido en el Delfín, no ha rendido como se esperaba. Muchos dirán que no ha tenido las oportunidades necesarias, pero la “prensa” no ha ayudado, inflándolo y sobre dimensionando al otavaleño, que calidad no es que le falte, pero sí un poco de humildad para asumir la suplencia. Que Chicaiza haya hablado sobre la posibilidad de salir de Liga y haya dado un ultimátum y encima más exigiera que si le daban cierto número de partidos seguidos y su “representante” esté intentado sacarlo de Liga, no habla muy bien del profesionalismo.

Está claro que con Repetto el juego de Chicaiza no calza, además que un Andrés subido de peso y algo lento, y además desanimado, tampoco ha dado chance de subir su nivel. No es el del agrado del técnico, así como no era del agrado Jonathan Borja, un jugador que aparte de “arrogante” y “soberbio” era irrespetuoso y eso no calzaba con el profesor.

Pero Chicaiza debería darse cuenta que Repetto no será eterno y saber que tiene un contrato de largo plazo con la U, aunque ahora con esta “daga” y con un pie afuera de Copa, menos serán las oportunidades de mostrarse y brillar para el “príncipe de Otavalo”.

Adolfo Muñoz, el tan citado y puteado, víctima de burlas y memes. Ha tenido la regularidad suficiente para consolidarse, pero siempre erra las que tiene que “meter”, aunque esa no sea su función la gente no perdona, sobre todo cuando el mismo Muñoz, cuando estaba en la tienda del “bitricampeón” las metía esas y más, y si jugaba contra L.D.U. se transformaba en el “megacrack”, pero acá parece que le tiemblan las piernas y se mea en cancha. Aunque para algunos entendidos en la materia, este señor todavía es un “niño” y está en sus veintes y con margen de mejora, ojalá y mejore, pero hoy por hoy no es solución en nada y parece su techo es El Nacional, al igual que Borja, que de regreso a los militares volvió a ser el de “siempre” porque ahí “LA ESTRELLA ES ÉL” en Liga es uno más y eso debería comprender.

El medio campo que hace juegas desde la salida del que firmó “dos contratos” y los interpretes no han estado a la altura. Ya lo habíamos dicho, Orejuela se “aburguesó” sabe que nadie le puede quitar el puesto y básicamente se considera indispensable, aunque sí hay alguien que pudiera quitar el puesto a varios del centro, y ese sería un joven Jordi Alcívar que todavía debe mejorar y que entró ya cuando la serie estaba sentenciada. Edison Vega que como dijo algún “comentarista” en la Liga de las copas internacionales, no hubiera llegado ni a suplente y a lo mejor jugaba en la reserva.

José Luis Cazares hombre rudimentario que en algún que otro partido ha podido salir bien librado, pero que claramente no tiene nivel. Un “chavo” Cruz que también cree que tiene el puesto comprado, y que se lo ganó de manera correcta a un Aníbal Chalá que prefirió irse a comer banca, un Antonio Valencia que no hace ni chicha ni limonada pero que intentó ser un golpe de “marketing” a nivel Álex Aguinaga cuando fichó por Liga, o cuando Edison Méndez volvía para la Sudamericana.

La diferencia, aunque a muchos les moleste es la siguiente. A pesar que Aguinaga tenía ya 36 años cuando regresó a Ecuador, este aún se mantenía en un nivel físico aceptable y que para el medio no sólo ecuatoriano si no sudamericano, alcanzaba, firmando tardes de gran nivel en Copa Libertadores de 2004, la “inolvidable” Sudamericana 2004 donde fue uno de los puntales, lastimosamente no se le dio lo de ganar una copa internacional.

A quien si se le daría, aunque no tan viejo, pero ya con sus 30 tacos, fue a Méndez, que se desbordó en campeonato local hasta donde pudo, porque pasaría a reservarse solo para Copa Sudamericana, y sería en esta, donde a gran nivel sería la figura que le dio medio título a Liga, porque en la final se mandaría tremendo “hat-trick”, una final donde Bieler no “apareció” pero que Liga tenía entre sus variantes a jugadores como Méndez que podían hacer algo distinto.

Valencia con su gran y dilatada trayectoria, llegó un poco pasado de peso, aunque prometió ponerse a punto. También su posición es diferente a la de Méndez o Aguinaga, y seguro con diferentes “jugadores” pudiera encajar mejor, o quizá si jugar como extremo o de contención, pero el “Choclo” no ayudó y tuvo que desempeñarse en esa posición, no desconocida para él. En todo caso el “toño” ha vendido como 5000 camisetas y eso que no había en todas tallas y se demoraron en sacarlas a la venta, con un pésimo manejo de marketing con semanas de retraso, aún cuando ya se sabía que vendría al cuadro “azucena” y con la “polémica” del piso 17. Aparte de su expulsión estúpida en el partido ante Barcelona y su juego con manos abiertas.

La dupla de centrales para el olvido, un “Paco” Rodríguez que como se ha dicho no justifica su contratación o aporte y más parece que está por compromiso de hacer jugar a un extranjero. Luis “Kunty” Caicedo que intentando hacer una jugada “suicida” a sabiendas de la peligrosidad de los jugadores de Boca Juniors, por su propia torpeza termina de rematar la serie con su “autogol”. Lujos así se lo permitían jugadores de más talla, tanto para la historia del Ecuador como para la historia de Liga Deportiva Universitaria.

Se puede esperar una reacción de “lujito” con un Norberto Araujo o en selección con un Iván Hurtado, en sus mejores años claro está, porque los últimos cartuchos que quemaron ambos jugadores fue más nombre que fútbol.

Hoy Liga ha firmado la crónica de una muerte anunciada, aunque lo peor no es en sí el resultado. No es la primera vez que Liga sale humillada de su estadio o de local, ni que ha perdido en el mismo.

Allá por los años setenta, L.D.U. sin el “membrete” que causa escozor en sus contrarios como lo es el mote de “Rey de Copas de Ecuador” o simplemente “Rey de Copas”, se tragaba un 1 a 3 ante un Peñarol todavía temible. En 1976, en semifinales bajo el formato de la época, Cruzeiro humillaba a Liga en el Atahualpa con 1 a 3, en esas épocas no se hablaba tanto de altura y se daba por descontado que un equipo bueno, podía ganarle a un “malo”, aunque ese Liga de malo no tenía “mucho” y más bien la oncena semi finalista de los 70s, no se compara ni en nombres ni en calidad a los mamarrachos vestidos de blanco que ahora llevan esos colores, aún perdiendo por goleadas en el viejo Atahualpa.

Para rastrear otra humillación de local, tendremos que ir ya al siglo XXI. Por Copa Sudamericana de 2005, cuando habiendo perdido 2 a 1 de visita en Bolivia ante The Strongest de La Paz, Liga sólo necesitaba de 1 gol para pasar a siguiente fase, el resultado fue un 3 a 0 como hoy, aunque claro, The Strongest no es Boca y la humillación por más dolorosa que fuera, no causó la misma repercusión, aunque los hinchas rivales le recuerdan cada que pueden a Liga ese papelón ante los bolivianos.

En 2006 Liga juega un partido raro, perdiéndose un penal y al final cayendo ante un Vélez Sarsfield en la “altura” de Quito, Vélez no es extraño de irse de Casa Blanca con resultados positivos, ya que pocos años después y en 2011, después de darle una paliza a Liga en el Amalfitani, lograba doblegarla 2 a 0 en Quito, que pudieron ser tres como hoy.

Aunque a Liga ya le habían marcado 3 goles, pero con marcadores menos escandalosos, como una ya eliminada “U” ante “Sport Recife” de Brasil, donde con suplentes Liga lo ganaba, pero Recife lo daba vuelta y ante Gremio de Brasil, que estaba 3 a 1 en Ponciano pero Liga lograba descontar para “amagar” la humillación.

Entre esas “humillaciones” también podría calzar la Copa Sudamericana 2011, donde un equipo que sin poner “excusas”, roto y lesionado y con sobre carga de partidos que no había rotado lo suficiente y venía sin descanso y ya quemado, aparte de “avejentado”. Era derrotado en Quito por la mínima diferencia, aunque ese gol sería una de las poquísimas chances que tuvo la U de Chile, y esa Liga rota y destrozada por el trajín de partidos, hizo mejor partido que el de hoy y estuvo cerca de empatar, pero ese día no iba a entrar nada, un ahora despreciado por parte de la afición de los “chunchos” Johnny Herrera tapó todo. Y la consagración en Santiago con un 3 a 0, con gol tempranero de Vargas, la figura y una Liga que no tuvo poder de reacción, aunque una vez más aclaro, esta Liga estaba cargada en años y también en lesiones. El de hoy, me atrevo a decir, es un poco más “joven” pero con menos “calidad” eso sí.

Sin contar las veces que de visita L.D.U. ha caído por escandalosos marcadores como ante River Plate en el 78 por 4 a 0 o contra Boca por la sudamericana 2008 un 4 a 0 y baile, ante una Liga que venía “disminuida” porque “referentes” como Enrique Vera o Joffre Guerrón y también jugadores lesionados, tuvo que afrontar en la Bombonera una paliza ante los “juveniles” de Boca, pero saben qué ni en ese partido Liga jugó tan mal, hasta tuvo ocasiones de descontar o abrir el marcador en los primeros minutos, en cambio esta Liga de hoy no tuvo ni eso, a pesar que en el arranque Chicaiza intentó “algo”. No hubo poder de reacción y está más próxima a esa Liga que cayó allá por el 2000 6 a 0 con un Corinthians que la destrozó o cercana a esa Liga que Gremio le metía 4 a 0 por una “nefasta” Libertadores allá por el 2016.

Y no, tampoco me olvido de las goleadas en las dos finales en el Maracaná, donde Liga inauguraba el marcador y luego se dejaba estar, los brasileños presionaron bien como locales y le dieron vuelta pronto, pero L.D.U. daba pelea y reaccionó, incluso pudo ganarla en la prórroga con un Flu ya fundido. Y al final los penales consagraron.

Distinto escenario la Sudamericana de un año después, un gol tempranero y una expulsión también en el primer tiempo. Condicionaron a Liga, que siendo inteligente prefirió defender a atacar y conservar la ventaja, a pesar que tuvo otra expulsión el segundo tiempo, pero sacó fuerzas de flaqueza.

Como vemos, Liga nunca ha sido ajena a la victoria más grande ni a las derrotas más humillantes. Pero si hay algo que diferencia a esas Ligas, al menos las pre 2008.

Eso es la “arrogancia”, la Copa Libertadores ha sido lo mejor y peor a la vez, es claro que esa gloria nadie le podrá quitar al elenco blanco, pero también es cierto que eso ha cegado y ha fanatizado a varios periodistas y “no periodistas”, que se han rendido en elogios a una plantilla como la de 2019, que por nombres suena a una de “lujo” pero por rendimiento no pasa de ser “mediocre”.

Pensarán algunos, todos son generales después de la guerra y correcto. Pero uno de los colaboradores de la página ya advirtió que el partido ante Barcelona no pasaba de ser un espejismo donde por el nivel mediocre del campeonato, y debido a un arriesgado movimiento del rival al sacar a uno de contención, Liga pudo ganarlo.

Curiosamente ese día la dupla de centrales de Guerra y Ordónez lucieron bien. Una dupla de centrales que pudo haber hecho cómo no, un mejor papel que Caicedo y Rodríguez.

El periodismo parcializado a favor de Liga, sea con convencimiento de causa o por agradar a Esteban Paz, quien es “intolerante” a las críticas y parece que solo quiere escuchar “halagos”, es el causante en parte de que este golpe sea más difícil de asimilar. Algunos por no incomodar a los directivos, se han rendido en falsas expectativas y esperanzas, cuando Liga tuvo en su grupo a un Peñarol que se pasea en un torneo mediocre como el uruguayo pero que desde el 2011 no ha vuelto a una final internacional, un Flamengo que a pesar de los dólares e inversiones que realiza año a año, carece de un norte y el que nos goleó en Río de Janeiro y ganamos con las justas en Quito, pero que el mismo Emelec que tampoco es una plantilla “poderosa”, le incomodó y casi lo deja fuera si no era por los tiros penales y horrores arbitrales. Un San José de Oruro de un disminuido e irrelevante fútbol boliviano, al que ni siquiera pudimos ganarle con dos AUTOGOLES.

De hecho, en 2016 cuando Liga volvía a Copa después de un largo tiempo (2011), estos mismos seres se aventuraron a decir que no querían ilusionarse pero que Liga estaba para “cosas grandes” y una COPA MÁS. Cuando recién íbamos una fecha y los “albos” le ganaban a un San Lorenzo de bajo nivel, o en este mismo año cuando volvieron con el mismo discurso de no querer “emocionarse” pero que creen que se puede, al ganarle a un Peñarol por un 2 a 0 que en realidad debió ser un 5 a 0 de no ser por el arquero visitante.

Un Olimpia irregular en octavos de final que era un pésimo local fue el rival al que eliminamos y aun así nos incomodó.

Se habló demasiado y se subieron por las nubes, los periodistas “ligados” empezaban a equiparar a Independiente de 2016 con Liga de 2019, decían que Repetto era el “mata argentinos” y que seguramente él tenía el “antídoto” y sí se podía pasar. Ojo, no está mal como hinchas emocionarse e ilusionarse, pero que periodistas y los mismos dirigentes de la “U”, creyeran que un equipo irregular podía aspirar más, es algo “inocente”.

Aferrándose a la supuesta “experiencia” de Repetto, a que venía el “Toño” a que traemos al “Cunti”, que la “altura”, que “simis il rii di cipis”, la caída fue más estrepitosa.

Estas cosas pueden pasar, nadie dice que nunca se puede tener un “mal partido”, pero los encargados de poner los pies sobre la tierra pusieron en los cielos a un grupo que no llega ni a lustrarle los zapatos al “Liga Subcampeón de Sudamericana 2011” por no citar a los otros cuadros campeones “universitarios”.

Preocupados más por “boquillear”, los hinchas de Liga y los “marqueteros” del área de comunicación de la institución, vendieron una “hashtag” de la “ALTURA”, esto nació como respuesta ante los constantes “ataques” u opiniones de periodistas “contrarios” o “regionalistas” de Liga y pensaron que la altura por sí sola bastaba para ganar partidos, seguramente eso también pensaron Gustavo Quinteros y Ecuador en 2016 cuando Brasil le clavaba 3 a 0 en el Atahualpa.

La “altura” que es parte de la situación geográfica de esta región, así como el calor mantense y la humedad “guayaca” es parte de la de ellos, o el frío que hace en el invierno en el “Gran Buenos Aires”, no sirve de nada cuando no se tiene un buen equipo y un técnico que trabaje en variantes o esquemas distintos. Hoy triunfó un equipo que jugó mejor, que leyó bien al rival, que explotó sus falencias y encima más no encontró “reacción” en su adversario, y que si quería podía meterle cinco.

Cada vez más la prensa “ligada” se parece más a la “prensamonayputa” cómo lo se la ha denominado por acá. Venden humo de manera genial, se apasionan y no se quitan la camiseta, lo que antes al menos los diferenciaba a los “serranos” de los “costeños” ahora es una guerra abierta por parcializarse y defender por defender, así el equipo “valga verga”, pero hay que inmolarse por la “pauta”, digo por la causa.

Los hinchas fervorosos restriegan orgullosos y tienen derecho, LAS CUATRO DORADAS. Al igual que durante años se encargaron de restregar los “amarillos” a todo el Ecuador, sus dos “subcampeonatos”, la espina o el clavo se sacó. Después de todo, periodistas como el “chino” puteado por Paz entre tantos otros, se retorcían de que un equipo “chico” para ellos, lograra eso que estaba destinado para gloria eterna y por los siglos de los siglos para la perla del pacífico.

Así fue como nació la venta de humo y arrogancia, como una descarga ante los sufridores que minimizaban al fútbol de los páramos. Pero con ello nació el “callayapoyismo” donde todo lo que se hacía estaba bien, no importaba si quizá ellos mismos no creyeran que estaba bien.

El “liguismo” había mutado en la versión más cutre y estúpida del “amarillismo” del “astillero”, el nulo nivel de raciocinio, lo fanatizados, la radicalización y la soberbia que tanto se crítica y con justa razón a varios payasos de la prensa portuaria, no dista mucho a nivel “capitalino”. Se entiende que Liga vende, pero a costa de ingresos, no se puede mentir a la “gente”.  

Días atrás con la victoria “categórica” ante los “toreros”, se olvidaron de las puteadas que proferían a Repetto y hasta lo halagaban, ahora esa misma gente lo vuelve a putear y ESTÁ BIEN, pero del periodismo me esperaría más crítica y menos hacerse los cojudos cuando bien saben que hasta hace unos días Liga estaba casi fuera del grupo de los ocho que disputarán el campeonato nacional. El partido ante Católica fue el destape de muchos y aceptaron que algo estaba mal, pero luego callaron por los otros partidos que vinieron.

Parecería que el mismo Repetto se puso a “vaguear” y se creyó el cuento que vendía la prensa, que Repetto estaba en modo Independiente y que eso se traspasaría a Liga. Si ese fue el caso, mucha pena para el técnico si se confió y se ancló a la nostalgia de prensa e hinchas, cuando esa campaña histórica de 2016 se dio en circunstancias bastante especiales, con un país en la mierda y un equipo que asumió ese rol como único representante de Ecuador después de un fatal terremoto.

Liga no jugó a nada hoy, pero tampoco lo hizo en la Liga Pro y en Copa Ecuador dejó presentaciones deplorables yendo a esperar y dejarse pelotear por equipos de menor “nivel”.

La prensa y dirigentes se esperanzaron en la nostalgia de un técnico y su pasado en una gesta histórica con un equipo que sí tenía hambre de “triunfo” aunque carencias que los suplía con compromiso, se realizó una campaña de “marketing” para meterle picante y se habló de más cayendo en el juego planteado por los sufridores de “occidente”, jugadores poco comprometidos y algunos que creen que tienen comprado el puesto.

Una dirigencia que no es “autocrítica” y que cree que cualquier opinión contraria es un ataque, incluso poniéndose de tú a tú con periodistas y trolls de internet. Un departamento de Marketing desastroso que es tan lento en reacción como el equipo, un servicio de atención al cliente donde a veces la “reventa” termina mágicamente con entradas que no pudieron acceder los hinchas, y donde varios “tarjetahabientes” realizan sus “chauchas” comprando un buen fajo para ganarse sus dólares.

Medios afines, y no sólo los radiales o televisivos, sino también “fanpages” donde disentir parecería un pecado y a pesar que no se diga a viva voz, el “callapoyismo” los ha invadido, hinchas enfrentados entre “noveleros” y “super hinchas” como si eso los hiciera mejor o peor “hincha”, o como si todos cagaran “dólares”.

Una hinchada mareada con el recuerdo de las “copas”, donde parecería que L.D.U. es Real Madrid o el F.C. Barcelona, La Juventus o el Bayern, que deben estar siempre y cada año en Copa y mínimo unos cuartos o final, para quién no recuerde desde 2008 no estábamos en cuartos y desde 2006 que nos quedábamos en esta misma fase.

Para finalizar, un técnico predecible y repetitivo, que agotó sus “recursos” y parece estar “casado” con ciertos jugadores que no han sido aporte, también que luce últimamente enojado por los cuestionamientos a su labor, y que a pesar que casi todos por no decir todos, todos sus caprichos se han cumplido y tener en “teoría” un equipo “mejor” que el del año pasado, no le encontró la vuelta. Parce que es un técnico que entre menos tenga, mejor le va y entre más tenga, peor le va.

Si Esteban Paz y la comisión de fútbol que para motivos prácticos es Paz y sus “amigos”, así que podemos decir tranquilos que si para él Repetto debe continuar porque así Liga tendrá “estabilidad”, sólo le recuerdo que habiendo dado más Edgardo Bauza el “semi dios” del “mundo ligado” se fue por la “puerta chica” en 2013, cuando su relación se desgastó y sus “refuerzos” no dieron en Liga.

Así que si cree que Repetto es su “nuevo” Bauza o Fossati creo que estamos lejos, es un buen técnico, terco como él solo pero que parece que se ha “mareado”. Nos “salvó” de la B, eso sí, nos “dio” un “campeonato” luego de ocho años, también. Pero así mismo Repetto hizo de Liga un equipo “Barcos dependiente”, después “Anagonó dependiente”, y después “Julio dependiente” y “Gabba dependiente”. Un equipo que para algunos traiciona su “identidad” de juego, aunque la Liga de Bauza no jugaba como la “bordadora” clásica y ya ven lo que consiguió.

En todo caso Repetto no es el “Patón” ni el “Yorugua Cejón”, es un técnico amarrete y predecible, que está en su zona de confort muchos partidos y que de vez en cuando, sobre todo cuando los Julio usan el “chip” (otra payasada de la prensa) copero, salvan los muebles más con sus individualidades que con una propuesta de equipo.

Porque si pensaban que no me acordé de los tan puteados y alabados “Julio”, hoy se vio que ambos son necesarios, no tanto así por separado. Hoy hizo falta el menor, Johan, quizá en el mundo de las suposiciones, Liga es una sin los Julio y otra con ellos, por más errores o falencias que tengan y aún con el trabajo paupérrimo del encargado que no los guía debidamente para que se pulan y perfeccionen, como Bauza hizo con el tan “odiado” y posterior “adorado” Joffre Guerrón.  Aunque Liga no puede ser “Julio Fútbol Club” y depender de que estén en sus días de “grandeza”, Liga no puede aplastar las teclas y ver si los dos sacan un “combo” como si de Smash Bros o Mortal Kombat se tratara.

Hoy es un día triste para alegre, firmando una decepcionante y eso es poco, participación en cuartos, que se maquilló algo por cómo avanzó hasta esta instancia. El equipo no está en las mejores posiciones en el campeonato, y así como van las cosas, en caso de que llegue a los tan mentados “play offs”, en caso que quede eliminado, no le alcanzaría por su ubicación en tabla general, para clasificar a Libertadores, aunque sí para Sudamericana.

La Copa Ecuador no debe ser subestimada para nada, en un año irregular de Liga, esa naciente y poco “trascendente” competición, podría ser lo ÚNICO QUE LLEGUEMOS A DISPUTAR A FINAL DE TEMPORADA.

Por otra parte, es un día de júbilo y éxtasis y “orgasmos” para los contrarios a Liga, en especial a los “amarillos”, “azules” pero más que nada para los “rojos”.

Es triste que uno de los “grandes” y tres veces tricampeón siga con la espina clavada del ex Manchester United. Mientras Liga jugaba cuartos de final de Copa Libertadores, el “rojo” anteriormente “gris” y que durante esta “década” ha tenido un paso “gris” mismo como su anterior uniforme; jugaba también cuartos… pero de Copa Ecuador.

Y así como muchos se burlaban que, tras la derrota de Barcelona en Ponciano, y la derrota de Emelec en el Capwell había sido una “semana” negra para el “Guayas”. Pues hoy fue un día “negro” para Pichincha y A.F.N.A.

“BI TRI” empató con Barcelona en el mismísimo Atahualpa, un tanto alejado de Ponciano. Un resultado que también le complica en “cuartos”, y que sin embargo un partido entre dos de las cuatro escuadras más grandes del país, no se haya llenado el “estadio”.

Pero es normal, aguantar cargadas y burlas es parte de la vida. Eso sí, que un equipo tan grande de la ciudad y país, salve su temporada ganando a Liga y Barcelona o no perdiendo contra ellos, es algo triste, en todo caso estén tranquilos, podría ser peor, el “Toño” pudiera estar en su equipo y no creo que lo quieran ahí. Ojalá el próximo Liga vs El Nacional sea un gran partido y ojalá, ojalá, que los “puros criollos” jueguen así de “intensos” el resto de partidos y si llegan a llaves de clasificación también, y no sólo cuando vean a once vestidos de blanco o amarillo, porque El Nacional de antaño que no de “antoño”, no le importaba destrozar a sus rivales “ligados” o “canarios” así como al resto de equipos del campeonato, este como ya lo dijimos, se conforma con “amargar” al “ídolo” o al “albo” y ya está.

Para los “liguistas” como ya he expuesto, no es la primera vez que Liga ha patinado de local, y como ven, se ha “levantado” (aunque con el Calvo hay dudas), sepan que la grandeza de su equipo no está en las CUATRO COPAS DORADAS que sí, SON HISTÓRICAS.

Tampoco está en la altura de la ciudad de Quito, como los propios serranos “anti ligados” dicen y la mayor parte del “pacífico”. No, eso es una circunstancia que no podrá variar este equipo, porque aquí nació y aquí seguirá jugando.

La grandeza de su equipo está en aquellos descensos que seguro muchos ahora rememoran como parte de las “cargadas” al equipo “longo”, “serrano” e “indio” que algunos ilusos del “llano” están puteando a viva voz y celebrando esta humillación como si ellos fueran parte del equipo “xeneize” y empujaran el balón al arco y se la clavaran directo a Gabbarini.

 Sepan liguistas y anti liguistas, que ese equipo yéndose a la mierda, volvió y cada vez que volvió, lo hizo para ir de nuevo por la gloria y resurgir.

Liga va más allá de esas copas tan amadas y apreciadas por su hinchada, porque al final las copas se “oxidan”, pero el equipo y vida siguen, y el camino a la “victoria” se lo escribe constantemente.  

POR: Joyce de la Plaza

Anuncios

Deja un comentario