El AS² de la Psicología

La soga de los muertos: análisis psicológico (parte 3)

En entradas anteriores (parte 1parte 2) relate sobre mi experiencia al momento de tomar Ayahuasca. En esta ocasión pretendo analizar brevemente todo lo que implica el Ayahuasca y su consumo a nivel psicológico en los seres humanos.

¿Qué contiene el Ayahuasca?

El brebaje suele llevar 2 plantas que son las lianas del Ayahuasca como tal – que dependiendo de los subtipos tiene diferentes efectos acorde al Taita – y otra planta conocida como chacruna.

Es la chacruna quien tiene el compuesto enteógeno N,N-dimetiltriptamina o DMT, que es la sustancia que puede causar alucinaciones bastante dinámicas. Curiosamente es un compuesto que encontramos de manera natural no solo en plantas sino también en seres vivos, incluido los seres humanos (en el líquido cefalorraquídeo).

¿Droga o medicina ancestral?

El Ayahuasca no es, estrictamente, una droga. No causa ningún tipo de craving en los usuarios, no es adictiva ni produce efectos de abstinencia. Sin embargo, como ya se menciono suele causar alucinaciones debido al DMT.

Muchas comunidades indígenas amazónicas usan esta medicina ancestral desde hace miles de años con fines espirituales a los que se les atribuye efectos curativos tanto del cuerpo como del espíritu.

Quitando esto del medio, vamos ahora sí a la parte psicológica.

Efectos en el cuerpo y alucinaciones.

A nivel del cuerpo, lo primero que note fue el aumento significativo de mis facultades auditivas y visuales. Dependiendo del organismo y de las veces que un sujeto ha consumido Ayahuasca, suelen presentarse vómitos y diarrea que se los considera como parte del proceso de ‘purga’.

Durante la purga, que debo decir dura un tiempo desagradablemente largo, el Taita realiza cantos rituales, empieza con sonidos graves realizados con su voz e instrumentos.

Las vibraciones de sonidos graves se encuentran asociadas a lo que esta abajo, mientras que las vibraciones de sonidos agudos a lo que esta arriba. Independientemente de la religión o creencias espirituales de cada sujeto, lo de abajo se relaciona con lo negativo, y lo de arriba con lo positivo.

Es interesante pues, de los testimonios de varios participantes, las primeras paradas alucinatorias suelen ser en la parte ‘oscura’ del mundo interno, la parte más baja. En definitiva, es el Taita quien conduce el bus metafórico por las calles del cosmos.

El infierno del inconsciente

Nuestra primera parada alucinatoria fue dentro de una serpiente negra de ojos rojos gigante. Nuevamente vemos las asociaciones inconscientes que se dan, serpiente negra, ojos rojos: todos significantes con cargas negativas.

Las alucinaciones se convierten en un infierno visual y auditivo de todo aquello que, como buen neurótico, se ha reprimido en el inconsciente – lo traumático, lo feo, lo indecible de la experiencia humana.

Es un espejo en 4D que revive lo que no se ha logrado tramitar. Dependiendo de las posibilidades del sujeto, pueden suceder algunas cosas. En muchos casos se quedan aquí y no logran pasar las siguientes fases pues lo traumático va a superar las posibilidades del sujeto.

Ademas, es quizá la parada mas peligrosa pues, si fuese un sujeto psicótico o con un yo frágil, es muy probable que esta parte de la experiencia cause un desencadenamiento. Hablaremos de esto en otras entradas.

En mi caso en particular, se logra tramitar el revivir las experiencias traumáticas con la ayuda de técnicas de relajación aprendidas durante mi formación como psicólogo clínico en el estudio de la escuela conductual.

La tierra de la euforia

El gato se acerca, elegante y seductor, un pelaje que me recordó al ying-yang, de un lado blanco, pero su ojo negro, del otro lado negro, pero su ojo blanco. Acercó la punta de su cola bicolor hacia mi corazón.

assmodeus

Nuevamente encontramos significantes cargados de referencias a lo negativo y lo positivo, su combinación negro-blanco implica un acercamiento a lo más terrenal, lo más humano, al corazón, a las emociones.

Las emociones son la franja que separan ‘lo bueno’ y ‘lo malo’ en un nivel básico, pues, así como el gato bicolor tiene su pelaje bien separado pero con un ojo que no corresponde, los seres humanos tendemos a idealizar a través de nuestra experiencia lo que consideramos bueno y lo que consideramos malo, pero aún así encontramos lo malo en lo bueno y lo bueno en lo malo.

Esto que mencioné anteriormente se refiere al Ello y al Superyó. Ello de las pulsiones, las que nos incitan a hacer, a veces limitadas por el superyó por encontrarse dentro de lo prohibido, a veces realizadas a pesar de las normas que el Superyó nos dice. Todo esto a través del ‘Yo’, que es, en esencia, el sujeto mismo.

Esta experiencia permite fortalecer el Yo emocional a un grado intermedio en el que el superyó no lo aplasta y el ello no lo gobierna.

La trascendencia al cosmos del Yo Superior

El cuervo blanco de ojos dorados me llevó de paseo por el cosmos en esta ultima parte. Vemos todavía los significantes cargados de simbolismos aún, cuervo, blanco, dorado, renacimiento, puro, precioso.

No me detendré mucho en este aspecto pues, cada sujeto tiene sus ideales a alcanzar y pierde sentido compartir los míos. Lo que puedo decir de esta parte de la experiencia es que permite un entendimiento profundo de uno mismo y de muchas de las formas en las que nos relacionamos con los demás. Gira entorno a la aceptación intrínseca de todo, del borramiento de la dualidad, entendiendo que realmente nada es bueno ni malo, simplemente es.

Por ultimo la unificación del ser con el universo es quizá la experiencia mas satisfactoria, pues, libera al sujeto de las limitaciones adquiridas por vivir en una sociedad enferma.

El Ayahuasca y la psicoterapia

Ni el Ayahuasca ni la psicoterapia son curas milagrosas. Son herramientas que, como sujetos, decidimos como utilizarlas. Va a depender mucho también del instructor, del Taita o del terapeuta, de los efectos terapéuticos que tengan estas herramientas.

La experiencia del Ayahuasca puede tener efectos terapéuticos relevantes en la vida de quien la utiliza, promueve la trascendencia del sujeto hacia una versión más sana de sí mismo y una conexión espiritual con el universo.

La psicoterapia y sus diversos modelos de aplicación obviamente tienen efectos terapéuticos más profundos, en tanto que pueden aplicarse a pacientes con psicopatologías y existe una gran rama de tratamientos y técnicas especificas que sirven y funcionan dentro del contexto occidental, pero a las que se le resta el atributo espiritual que tiene el Ayahuasca.

En definitiva son dos herramientas que pueden funcionar en conjunto, pero que no se sobrescriben ni reemplazan.

Anuncios

Deja un comentario