El AS² de la Política

LA PROMESA FALLIDA Y EL “SILENCIO CÓMPLICE”

Era 2014 y “Burrera” estaba confiado de poder ganar la reelección a la alcaldía de la “carita de Dios”. No había nadie en el panorama electoral quiteño, aparte del “guagua alcalde” que ya había dicho que iba por la revancha contra Barrera.

Juan Carlos Solines quien había hecho una alianza con Guillermo Lasso para participar como su binomio a la vice presidencia, no era tan conocido, pero había posicionado su imagen y seguramente pretendería ser la carta de C.R.E.O. Quienes habían quedado como segunda fuerza política esa elección.

Un año antes, un joven que también había estudiado economía y que había estudiado en México. Mauricio Rodas Espinel. Se lanzaba para candidato a presidente de Ecuador por S.U.M.A., su movimiento. Había hecho binomio con Inés Manzano, una jurista y ambientalista de doble nacionalidad (ecuatoriana y francesa) y que había participado para Miss Ecuador en 1991. En ese momento y ahora también, una ambientalista y defensora de la vida en todas sus expresiones.

Un tándem algo “particular”, que no ganaría las elecciones, pero dejaría posicionado una buena imagen, con un discurso de “renovación” y “gente joven” y capaz de gobernar el país. Rodas había logrado calar en una parte, aunque sea mínima del electorado y a pesar que ya había salido a la palestra unos años antes, cuando fue invitado por una polémica publicación de la cantidad de “insultos” que el presidente Correa profería a sus adversarios.

Para 2014, a pesar de las malas temporadas que había tenido Liga Deportiva Universitaria de Quito. Esteban Paz, hijo del ex dirigente pero sobre todo ex alcalde de Quito, Rodrigo Paz Delgado. Era seducido por varias tiendas políticas y un “joven” Rodas, se acercaba para pasarle la pelotita de Esteban Paz. Su idea como la de muchos, no era tanto si es que Esteban Paz estuviera preparado para el “encargo”, si no que, gozaba de una buena imagen de cara a la sociedad como directivos exitosos, además el recuerdo que tenía la gente de su padre y su gestión, sumarían apoyos en contra de Barrera.

Por otra parte, Solines buscaba candidatearse, pero “vio” que una fragmentación generaría otro triunfo del “correísmo” y decidía desistir de la alcaldía, tras una conversación con Rodas. Al parecer el plan era buscar a otro y no forjar alianzas con Antonio Ricaurte por su paso turbio en la alcaldía. A pesar de eso, Rodas también pactó con el “guagua” para que desista de lanzarse.

Parece ser, que el plan de Rodas era lanzar a Esteban Paz con un razonamiento tan “espectacular” como que por ser hijo de un ex dirigen del equipo más popular de la ciudad y también por el pasado político de su papá, qué mejor situación para tomar las riendas de la ciudad, ya que tenía una buena imagen de cara a la “sociedad”.

Esteban Paz fue cauto, aparte que no tenía la mejor “imagen” con los hinchas de Liga, ya que el equipo no había logrado clasificar ni siquiera a Copa Sudamericana, y el equipo de 2014 era una plantilla “pobre” que no tenía buenos resultados en el campeonato. Así que, si algo ocupaba la mente de Paz, era que no podía abandonar el barco de Liga por un capricho político que ni siquiera le nacía “asumir” pero que durante años muchos allegados, le reclamaban.

La información se filtró, y eso puso más presión en el entorno. Pero al final el mismo país desistiría de participar en la elección, lo que dejó a la “coalición” algo “huérfana”. Barrera partía con ventaja en todas las encuestadoras y en especial las aliadas al gobierno. Rodas no tuvo más que salir de zona de confort y asumir el reto de pelear por la alcaldía, después de todo había allanado el camino y limpiado a posibles rivales y ya que Paz no aceptó, también es algo “inocente” pensar o creer que “Bobas” que tan bobo no ha sido, no quisiera ser él, quien fuera alcalde si no tenía competencia a más del partido gobiernista.

Así fue como, asesorado de Jaima Durán Barba y según el mismo. No tener puta idea de la ciudad en cuestión, intentó empaparse en tiempo récord de la “problemática”. En una especie de “discriminación a la inversa” el candidato aniñado era cuestionado sobre si conocía el sur de la ciudad y podía nombras algunos barrios, así lo cuestionaba Marcela Holguín, periodista de Gama Tv (anteriormente periodista de Teleamazonas). La campaña había empezado y parte de la ciudadanía, en especial una clase “media”, demandaba un alcalde no tan “sumiso”, que esté de “alfombra” del “presidente” y sea condicionado por Carondelet.

Querían, aunque muchos sí lo decían, pero otros callaban. A un Jaime Nebot, un tipo que esté en “franca oposición” al “caudillo” y se pare “duro”.

Barrera se iba desinflando, pero la arrogancia de los “verdeflex” les impedía avizorar el panorama. El “aniñado”, el “de derechas”, “el oligarca” “opresor, les estaba remontando. Tampoco ayudó que prácticamente el aparato del estado se volcara a hacer propaganda directa por Barrera y el propio presidente apareciera en mítines políticos. De hecho, la imagen del presidente aparecía más que la de sus candidatos.

Todo estaba armado para el festejo en la “Shyris”, pero se cayó todo al anunciar los resultados. Mauricio Rodas Espinel le ganaba a Augusto Barrera Guarderas. Con un margen bastante amplio, un duro revés para los “correístas”. Pero la buena noticia era que la mayoría del concejo metropolitano era “verde”, por algún extraño método de medición de los votos.

Así llegaba Rodas, que sin querer queriendo se metió a alcalde, a pesar que juraba y re juraba que el quería a Esteban Paz, pero le tocó “frentear”. Del lado “correísta”, ya veían como boicotear su “administración” para un eventual retorno. Rodas inició “inaugurando” varios pendientes que había dejado Barrera, como “regeneración urbana”, algunas personas estaban fascinadas con el nuevo alcalde, un rostro joven y “bonito”, no un “longo fiero” como Barrera.

De parte de la bancada de “Rodas” un todavía no tan conocido Ramiro Aguilar. Se decepcionaba y se abría del movimiento del alcalde. La razón era tan infantil y estúpida; el alcalde que había sido elegido para “combatir” al presidente, aceptaba un almuerzo a todos los alcaldes y nuevas dignidades. Curiosa declaración y acción del “doctor” Aguilar que, sin embargo, años después; Se convertiría al  “neo roldosismo” (todavía era “anti correa”), pero algo extraño sucedió que actualmente parece “pro correísta” , que lo defiende pero no, que no es correísta, pero lo invitan los “correístas” y todo se dio, porque en el libre ejercicio de su actividad profesional se lo “trincó” en conversaciones con “Normita la recaudadora”.

Pero, en fin, que me desvíe del tema. Eso sí, no vayan a creer que no es relevante el dato que Rodas “aceptaba” una comida con “Mashi”. La gente lo disculpó y vio en eso una actitud “inteligente”, después de todo era el presidente, y es el que puedo o no, aflojar más billete para ciertos proyectos.

Rodas llegaba con el pendiente del “metro” que dejó Barrera, aunque el mismo decía que no creía en esa solución como prioritaria, aunque después se echó para atrás y decidió continuar. Sería porque vio en el “metro” la que pudiera ser “su obra” insigne, aunque la había comenzado su antecesor, y también porque Odebrecht lo “sedujo” convenientemente.

Para poder “torear” los problemas ya que no iba a haber toros, debido a que estaban prohibidos los espectáculos que tengan por fin, la muerte del animal, entonces se le ocurrió traer a “Sting” más recordado por la banda británica The Police y formar el “Quitonía”. Aunque el “cartel” de artistas, fue bajando poco a poco el “caché”. Agosto el “mes de las artes” sería la ventana para abrir el “espacio para desconocidos” no tan desconocidos de la escena musical quiteña y nacional.

Pronto empezaron las peleas y trabas, un concejo en contra bloqueaba cualquier intento de Rodas de hacer algo, así que se le ocurrió entregar pequeñas parcelas de poder por “zonas”, así pues, las administraciones zonales se vuelven un botín político de lo lindo y jugoso, aunque no fue suficiente porque igual no le hacían caso al alcalde.

Un concejo al igual que su titular, cargado de mamarrachos que, si algo les sirvió la experiencia, fue para agrandar sus “arcas” o “poner en orden sus finanzas domésticas”. Parte de esa clase media “anti mashi”, se desencantaba de él, porque era un tipo muy tibio que no “defendía” a Quito, que no peleaba con el presidente, aunque esperaban que algún rato saliera o saltara para hacer visible que al menos, una parte de la ciudad no era “sumisa” a las órdenes del dueño del circo.

Un escándalo lo dejaba más débil. Uno de sus aliados, Antonio Ricaurte, y una concejala de su “partido” S.U.M.A. Carla Cevallos, estaban envueltos en la filtración de un video, donde Ricaurte intentaba zafarse de la culpa de serle infiel a su “esposa” (aunque estaban divorciados, pero se habían vuelto a juntar), no se sabe cómo llegó ese video, pero fue un golpe bajo a la imagen del “guagua alcalde” que terminó con su carrera política, estaba acabado. Irónicamente quién salió mejor parado fue ella, ya que subió como la espuma y todos “condenaro” a Ricaurte por gil y aprovecharon para sacarse de encima a un “aliado” de Rodas.

Tiempo después la misma Cevallos, también se abriría de Rodas ya que había sido “dejada a un lado” y no la invitaban para tratar cosas del partido. Daniela Chacón Arias, también parte del movimiento y que era la “vice alcaldesa” y crítica abierta a Antonio Ricaurte y que lo había denunciado por “virarse” o “cambiarse de camiseta” al Ricaurte votar en coalición con los “verdeflex”, también se abría. El tema de la “solución vial Guayasamín” fue el motivo de su renuncia, ya que no sólo se declaraba independiente, si no que también cedía su espacio como vice alcaldesa de la ciudad. Otra ironía de la vida, muchos “rodistas” la encararon por “unirse” a Lasso, cosa que no se terminó dando, salvo que por unas fotos junto a Fabricio Villamar sean la “supuesta prueba” de eso. Pero igual es irónico, porque años después el mismo Rodas firmaría una alianza con C.R.E.O. de Guillermo Lasso.

La incompetencia del alcalde era cada vez más evidente, el concejo se le iba de las manos y se quedaba cada vez más solo. Los “A.P”s ponían la agenda y lo ninguneaban claramente. El alcalde porque el que habían votado para que sea el tipo “duro” que sería frontal opositor, era una mansa paloma. Para rematar el escándalo de Odebrecht, donde su asesor Mauro Terán y por ahí, su ex vice alcaldesa a la que por alguna mágica razón se la asoció, era otra puñalada para su administración.

El “run run” era evidente, Rodas era improvisado y “mañoso”, ser joven no le eximía de la probabilidad de ser más de lo mismo. No tenía “liderazgo” ni “visión” de ciudad, o un proyecto a mediano plazo.

A pesar de todo eso, los medios decidieron callar y ser “cómplices”, las brillantemente retorcidas mentes tras la “prensa” y seguro parte de la oposición política. Pensaron que era mejor “dejar” pasar, que algún rato Rodas dará ese “salto de calidad” que hay que darle tiempo, aunque en realidad eran excusas para aceptar que se habían equivocado al darle el apoyo a un tipo que estaba tan “desconectado de la realidad”.

La consigna era clara, no joder a Rodas, porque si se exponía públicamente sus fracasos, y su pésima administración, también se exponía a la “oposición” u “opositores” como unos inútiles y pendejos. Así Rodas dijera alguna tontera, había que no criticarlo tan duro, o desviar la atención respecto a ello y echarle la culpa al concejo, que sí, que el concejo tenía la p… culpa y en gran parte, pero era el alcalde al final del día quien debía tomar la papa caliente y dialogar y no dar papaya. Hasta la ex candidata y perdedora pero por poco margen respecto a Yunda, Luisa Maldonado, se atrevía a enfrentar a Rodas y “cantarle sus verdades” y un Rodas visiblemente nervioso y acongojado, no podía imponerse y al menos pedir un poco de “respeto”, y sí, Rodas podía ser un tonto y tarado, pero el espectáculo nivel “mercado” que daba Maldonado así toda furibunda pidiendo que se abra el “patrimonio de los concejales” como rendición de cuenta estaba bien, pero la actitud de Rodas de dejarse “pisotear” y no poder contraargumentar era evidente; el tenía mucho que “ocultar” y no era tanto que Maldonado fuera una “virtuosa” y “honesta”, pero sabía que ese “circo” y con un “bobo de alcalde” le haría ganar puntos de algo que a la final nadie iba a hacer.

También tuvo que hacer frente al enjambre de temblores que azotaron a la ciudad al principio de su administración, donde en algunas vías tuvo que recurrir a muros de contención que ya había, pero que estaban “mal hechos” y si bien la tragedia no pasó a mayores, con un fallecido. Tampoco podía transmitir la calma a la ciudadanía.

Con él, las “mafias del transporte” saturaron con más vehículos a la ciudad. El señor “bobas” a sabiendas que ya los cupos estaban “limitados”, prefirió hacerse el cojudo y delegar, y ahí, hicieron y deshicieron a placer.

Ya ni siquiera era culpa de los “apes”, el alcalde simplemente pasaba de viaje en viaje por el mundo y se desentendía de la ciudad. Uno de esos viajes fue cuando en un intento por lavar su imagen, se fue a Estados Unidos a pedir información sobre Odebrecht y de paso denunciar una “persecución política” en su contra por parte de los acólitos de Correa y sus concejales.

Y quizá ganas no le faltaban a Correa para despedazar a Rodas, pero es que el tipo era tan “tibio” y tan “miedoso” que el descredito aparte de los esfuerzos de los “verdes”, venían en mayor parte, del mismo Mauricio.

Su administración se había desgastado y daba coletazos, aún así los periodistas eran tibios contra él, salvo quizá los “gobiernistas” o, mejor dicho, empleados de medios “gobiernistas”, perdón una vez más, empleados o periodistas de medios “públicos”.

Al final, ese mismo Rodas que había sido señalado por los correístas, bailaba junto a Rafael Correa por las fiestas de Quito, ambos reunidos en un mismo escenario y tan “amiguis”, obviamente el “Mashi” estaba igual de salpicado de mierda que Rodas, pero Mashi no era tan “gil”, el gobernaba y controlaba todo a su alrededor, tenía mil lameculos dispuestos a sacrificarse antes que él caiga, en cambio “bobas” era un gil, “politiquero bovel” digo novel, que tenía mucho que perder sino apretaba y se tomaba una “fotito” con el “presi” para desazón de sus “electores”.

Todavía se podía camuflar su ineficacia por no decir ineptitud, por no decir inutilidad, pero Rodas les dio la espalda a sus votantes clase media y alta, cuando; bajo el pretexto de la ley de plusvalía y próximos a la visita del Papa Francisco I. Las calles de Quito se agitaron y alteraron, Andrés Páez había logrado mover masas y no “bobas” lo cual ya de por sí era humillante para la máxima autoridad, sumado a que pasaban las horas y días, y Rodas no hacía acto de presencia. Sólo la visita del Papa “salva políticos” porque recordemos que las visitas de Bergoglio han sido en circunstancias tensas para los presidentes a los que visita, ¡Ups! Digo “paises”.

Así que cansado y viendo que alguien más se le podía “robar” la cancha de cara a una posible relección. Rodas salía por fin de su “cueva”. El Comercio de Quito, relataba el acontecimiento y decía que lo vitoreaban y alababan, incluso algunos pensaban que este era por fin el Rodas, en el que se había fijado Nebot y lo había invitado a Guayaquil por sus fiestas de Independencia y que muchos coreaban allá: ¡RODAS PRESIDENTE! ¡RODAS PRESIDENTE! Y el “canguil” se sonrojaba.

Pero no, Rodas trataba de mantener la “paz” y “cautela” de los quiteños y decía que los felicitaba y había que dialogar. De repente alguien por ahí gritaba: ¡RODAS NO TE AHUEVES! Y en un patético intento de “emular” a “Febres” según dijo el Mashi en sus parlantes públicos, ¡PERDÓN! Medios públicos que se burlaron y hasta Las ÚLTIMAS NOTICIAS hacían “mofa”, aunque de ese diario se espera todo.

El burgomaestre decía lo siguiente: “¡QUITO NO SE AHUEVA! Y YO TAMPOCO” …

Pero la “ilusión” duró poco, y el alcalde se volvió a meter. El Papa vino y desarticuló la “movilización” y el presidente ganaba algo de tiempo y oxígeno para que se le vendría el siguiente año.

Aunque ya los periodistas cuestionaban a Rodas y eran más “destapados”, no lo hacían con el mismo tono con el que cuestionaban a otros personajes e incluso al actual alcalde.

Sin embargo, se acabó la paciencia y sus últimos años, el tema de la basura y relección lo desbordó. La ciudad estaba inundada en basura y justo era en las fechas que más colapsa todo. A fin de año, y rodaron cabezas, como el encargado de E.M.A.S.E.O. Pero no quedó ahí la cosa, y como si de “castigo divino” (NO ES PAUTA POR SI ACASO) para evitar que las fiestas de Quito se pasaran a un “viernes” y se respete la fecha cívica para que la gente haga turismo en la misma ciudad, se mantuvo un martes o miércoles, que era cuando caía seis de diciembre.

Pero un problema con una escombrera que cortó el caudal de agua que abastecía a la Empresa de Agua Potable y por ende a Quito. Hizo que un 25% de la ciudad tuviera problemas de abastecimiento y al final la gente terminó con “vacaciones” adelantadas, sumado al problema de basura, firmaban un negro cierre de año.

Y como si fuera poco, a año seguido volvían problemas de abastecimiento de agua, esta vez por la rotura de una tubería. Al final era insostenible su administración, pero logró terminar su mandato.

Tan consciente que su relección sería una humillación, desistió competir y dejar vía libre para que alguien tomara las riendas de la “Luz de América”.

Quizá por eso. Porque pasó sin pena ni gloria y ni siquiera intentó ponerse los pantalones, y porque contó con el apoyo de “amigos de la política” (al menos por un tiempo) y también de la prensa. Es que ahora si Yunda si tira un pedo, nos parece que el pedo que se tiró es mucho mejor que el de Rodas, si Yunda dice ¡GUAU GUAU! Ladra mejor que Rodas.

Porque no es difícil superar a Rodas, lo difícil es superar los problemas de Quito y que a nadie le ha importado por más de veinte años de administraciones nefastas.

Al final Rodas pensó, tanto me piensan, tanto me putean, tanto me odian, pues me vale verga hijos de puta. Me iré a emborrachar en una entrega de premios internacionales. Total, es preferible que hablen mal a que no hablen de uno.

Y colorín colorado, este “cuento” (mandato) del colorado ha acabado, pero la ciudad sumergida en mierda y caótica no ha acabado… ¿Acabará algún día?

POR: Joyce de la Plaza

Anuncios

Deja un comentario