El AS² de la Política

EL BUEN NOMBRE DE LAS INSTITUCIONES

Luis Eduardo Vivanco Arias podrá ser un tipo “antipático” y “odioso” para muchas personas, entre quienes se encuentran correístas y anti correístas, entre otros grupúsculos políticos.

Pero su entrega acerca del “Ministerio de la Muerte” si bien no decía “nada nuevo”. Ya que era un “secreto a voces” el estado “putrefacto” de la red de “salud ecuatoriana”. Al menos pateaba el tablero respecto a Verónica Espinosa la “ministra de la muerte” o la “ministra de los memes” o la “ministra guapa”.

Una enchufada de María Fernanda Espinosa alta funcionaria del correísmo y del leninismo. Donde la tan “mentada meritocracia” era sólo un amago y puro balbuceo de cara a la “sociedad”.

Es bien sabido que al igual que los círculos de “arte” en la “politiquería” el “nepotismo” es “ley”, no escrita, pero ley. La “Vero” que se mostraba con una “teta al aire” y en favor de la lactancia materna y el buen desarrollo de la niñez y su alimentación.

Era la misma que no estaba al “tanto” de las cagadas que sucedían con los centros y subcentros de salud. Desde el escándalo de paracetamol “trucho” y encima más contaminado. Hasta los casos del deplorable estado de un “nido de ratas y palomas” que se había convertido un hospital de Guayaquil. Como lo digo, no es nada nuevo que esto pase en “repúblicas mierderas” como la ecuatoriana, si pasa en México que está tan lejos de Sudamérica y tan cerca de “Gringolandia”, acá en “sudamiérdica” no es novedad. Pero quizá el caso que más indigno fue la denuncia al señor Humberto Navas por “presunto acoso” a sus compañeras de trabajo.

El encargado del Hospital Gineco-Obstétrico Isidro Ayora. No sólo que tenía como la mierda la “maternidad” si no que se daba el gusto de aprovecharse de colaboradoras por su “alto rango”. Según denunció una ex trabajadora.  

Ahora, cabe la posibilidad de que Navas sea “inocente” o pueda ser declarado como tal, en el caso de “acoso” y esa sea una “herramienta” para “desprestigiarlo”, pero suponiendo que ese fuera el caso, nada le salva de las condiciones insalubres en las que tenía al hospital si dejamos atrás sus “rencillas” con su ex compañera.

Por otra parte, Vivanco y compañía han sido llamados a declarar en fiscalía y parece que a Navas más que la vergüenza por tener un centro de salud mal “atendido” lo que le enerva es que se hayan metido con su “honra” y que hayan manchado la imagen de la institución que gerencia, es mero pretexto porque en daño colateral se terminó revelando un poco de su actitud como “ser humano”. Lo que suena a represalia por parte del Ministerio para poder meter “miedo” a los “periodistas” y que es una táctica “vieja” de la política ecuatoriana.

Como digo, parece que esto no va ni siquiera encaminado por la denuncia a la falta de mantenimiento de la maternidad, más parece una venganza por el testimonio de una de sus empleadas que con lágrimas en los ojos e impotencia, contaba la podredumbre a nivel institucional y como la consigna para mantener tu “puestito” era alzar la “pollera” y “cerrar la boca”. Mientras Andersson Boscán la escuchaba atentamente.

Quizá, para muchas personas. Vivanco y compañía se extralimitaron en “acosar” o “linchar mediáticamente” a Espinosa, y más parecía ser una consigna contra Mafer Espinosa por haber “enchufado” a su “parienta” en la “teta” del “estado”. Pero la indignación se entiende perfectamente, cuando se mete a alguien en un cargo por acomodo y “referencias familiares” digo “profesionales”. Aunque “Vero” Espinosa no es la única “enchufada” a dedo y por compromiso. Era la “cojuda de turno” en quien descargar la frustración debido a que su tía, la poetiza erótica se había salido con la suya para ganar un puestito en la “O.N.U.” e ir a “farandulear” en Nueva York. La cojuda que pagaba con los platos rotos, pero tampoco hay que “victimizar” a la “ministra simpaticona” y “risueña”. Para bien o para mal; Haya llegado por favores “familiares” y de “amistad” con Moreno.

Ella ya ostentaba el cargo ministerial y lastimosamente por sus manos y firmas, y por las firmas de sus “delegados”, pasaron decisiones importantes en perjuicio de la gente. Como las pruebas de V.I.H. con “fallas” y no una, si no dos veces, lo que seguramente significó un incremento de la cifra de contagiados y también un incremento en la gente que sin tener el virus estaba medicada bajo el sistema de salud y registro, todo por un error. Cuántos trabajadores sexuales salían “limpios” y en realidad eran “portadores” y así muchos casos.

Ahora llaman a hacer un “circo mediático” para joder a LaPosta y llamarlos a declarar. No es la primera vez que se meten en problemas y de hecho se metieron en problemas por esta misma investigación.

Quizá Vivanco pretendía algo de “justicia” para contra Mafer Espinosa, y mediante su punto vulnerable Verónica. Intentar poner el dedo en la llaga sobre los puestos “comprados” de la política y como nos ponen en manos de un montón de inútiles improvisados por “acomodo”.

Otro caso emblemático de “acomodo” es el de Iván Granda que su mayor mérito es ser el “para los motivos prácticos es mi marido” de Romo. Y Norman Wray que su mérito es también ser algo para la señora Romo, en este caso un “querido amigo” de épocas estudiantiles.

Así pues, Verónica no es el único caso de “amarre” pero dada la coyuntura y la desvergüenza de la payasa de su tía, no quedaba más que sacar sus cueros al sol.

Ella era la última responsable de lo que sucediera en salud, y mientras se paseaba por medio Ecuador y posaba todo bien arregladita para las fotos, la gente se estaba muriendo, a vista y paciencia de todos.

Ahora en una “vendetta”, quieren darles un poco del “acoso” sufrido desde el Ministerio de Salud. Quieren salvaguardar el buen nombre la institución aludida, cuando la mejor carta de presentación para mantener su “buen nombre” sería tener todo en orden y regla y para cuando los periodistas quieran sacarle los cueros al sol, se terminen dando la piedra contra los dientes.

La mejor publicidad para las instituciones estatales y no sólo de salud si no en todo. Es su servicio, el nivel de sus encargados o gerentes y la responsabilidad con la que manejen las finanzas y puedan optimizar costos y no ahorrarse unos cuantos pesos para ellos robar y enriquecerse. 

Pero ustedes ratas asquerosas estúpidas y torpes. “BURRÓCRATAS” que creen que han tocado el cielo y se creen “dioses” cuando no llegan ni a la mierda que pueda pisar uno por la calle. Se creen “machitos” tratando de amedrentar a quienes tienen la labor de exponer estas cosas. Si el “buen nombre” fuera el mantra por el que nos ceñimos en todo. Nadie podría poner en evidencia nuestras cagadas, porque atenta contra nuestro buen hombre. Pero no, la cosa es más simple, y quien sea inteligente sabrá tomar la crítica y mejorar a partir de ello.

Si fuera así nada de lo que hicieron Julian Assange o Edward Snowden, antes de “torcerse” en favor de Putin y cuando todavía eran las “caras de la libertad de expresión” tendría validez. Pero fue así, que mediante filtraciones de primera mano en el caso Snowden y por una red de colaboradores en el caso de Assange. Se logró exponer el mundo el espionaje de Estados Unidos a sus “países amigos” y violando sus jurisdicciones y también los crímenes de guerra y excesos en Iraq.

Y eso que hablamos de cosas pesadas como exponer a tu país y sincerarse sobre sus métodos de “seguridad nacional” y “relaciones internacionales”. Acá a una escala micro, también se ha desvelado lo que todos comentaban, pero nadie decía.

Que la salud pública es una mierda y una mafia donde ganan contratistas que son amiguis de los altos cargos, para vender fármacos de a perro a sobre precio. Donde un gerente está muy “ganoso” de “intimar” mientras la infraestructura de la institución que preside se cae a pedazos. Que una ministra en una cadena nacional hable de la “efectividad” de las pruebas del V.I.H. y que después esa misma efectividad se vaya a tomar por cu…o. Al descubrir que presentaban fallas y eran defectuosas.

La gente tiene “derecho” a saber sus mierdas por más dolorosas. Por más que digan que es “top secret” y más cuando se trata de algo tan delicado como el precario sistema de salud público.

El buen nombre nunca estará por encima del derecho ciudadano al acceso al sistema de salud. Y reportajes “punzantes” como ese, son necesarios para que se tomen los correctivos necesarios y si eso implica que rueden cabezas, con el dolor del “alma” tendrán que rodar.

Si ustedes no fueran tan “idiotas”, enmendarían sus errores y callarían la “boca”, así como hacen callar a sus subordinados. Mejorarían y no dieran tanta “ventaja” a los periodistas o comunicadores. Pero en cambio deciden ir por otra vía, la de “pagarles con la misma moneda”. ¡BRAVO! ¡APLAUSOS HIJOS DE PUTA!

Se sienten “perseguidos”. Vivanco podrá ser un “showman” y no caerle bien a todo el mundo, podrá ser parcializado y quizá obseso con ciertos temas. Pero sea cual haya sido el móvil para que realice la investigación sobre la “ministra y sus acólitos”.

Estuvo bien. Esa es la función del periodismo, no ser alfombras del poder, aunque pudieran aducir que “luchito” es un asalariado de Banco Guayaquil, Pichincha y los social cristianos o Lasso y hasta de “llevín” (que ya cubriremos algo respecto a eso) que de hecho se nota sus afectos y desafectos a kilómetros.

Pero en esta ocasión era justo y necesario que destapara algo que si no lo hubiera hecho él, a lo mejor lo hacía Tomás Ciuffardi en Visión 360 (si no es que lo hizo ya, y si fuera el caso mis disculpas por el desconocimiento), aunque con menos “acidez” y un tono más “serio” (y eso que la investigación del “ministerio de la muerte” es de lo más serio y “formal” que ha sacado LaPosta).

Por último. MÉTANSE SU BUEN NOMBRE Y EL DE SUS “MINIONS” ALLÁ POR DONDE NO SALE EL “SUN”… Que mientras hayan “chanchullos” que destapar, habrá gente que los destape. Y si no quieren “ser cachados” bien podrían empezar a ser gente y tener acciones firmes para no sólo “cuidar” su “buen nombre” ni el de lo que “representan”, si no también hacer su trabajo y para lo que los “contribuyentes” vía impuestos “pagan” y no es precisamente para sus “huevos”, “negociados” y “figureteos”.

Anuncios

Deja un comentario