Sin categoría

I HAVE A DREAM

Anoche tuve un sueño. Mi afán simplemente es describirlo, espero les satisfaga.

Soñé, que caminaba por bosque. La humedad, se mezclaba con el supor de mi sudor y el jadeo de mi alma. El aliento se me iba. Tenía 64 años, era pobre, había trabajado duro a lo largo de mi vida. Nunca le había quedando debiendo a nadie. El bosque tenía en todas sus formas, las formas de vergas. Eran árboles de vergas, su organización era hecho verga, donde la verga misma entraba por los animales anovergizados por el culo para salirles por la boca.

Todo el mundo sonreía, respetaba, amaba, al calor de la luna, el loboamante, tomaba a la lobiza borracha y en su forma de verga, formaban una verga más grande. Al mismo tiempo, el ruido, del bosque, sonaba como a un coito matutino o un goteo constante de un líquido blanquecino, aguachento pero espeso. A mí se me hizo hecho verga.

De repente salió el sol, y el bosque furibundo, empezó a tirar su leche y miré a los rayos solares anonadado, en la chulla nube que había, se dibujaba una gran verga, que se creía que por encima de todos y tenía color verdeflex. En sus arrugas, se regaba pus purulenta, y una manada de grillos, repetía a manera de loros, los sonidos de aquel monumental huevada.

Ese líquido, empezó a filtrar cada poro de mi ser, y empecé a notar el blanquecino aroma, sabor pulcritud que conmovía mi alma. Entonces corrí de felicidad, salieron, animales vergas, empresarios verga,s sindicalistas vergas, prensa verga y todos bailaban alrededor de un gran botín llamado vergadoristán, mientras relamían sus fauces alrededor de viajes caros al exterior de este gran bosque. Se tomaban, fotos, citaban autores vergas, vivían en grandes conglomerados, llenos de seguridades vergas para que no se filtre cualquier verga. Era algo muy bonito, yo no podía con tanta sensibilidad que conmovía cada neurona de mi cuerpo. Quise entrar a uno de estos lugares, y recibí una suave caricia de 300 voltios de una flor llamada SIC que me dijo: «lárgate longo de verga».

Entonces llegué a un lugar lleno de onanistas. Ellos se flagelaban con una mano en el falo y la otra en el ano de forma furibunda y constante, mientras gritaban…

¡QUE VIVA MARX, QUE VIVA FOUCAULT, QUE VIVA CIESPAL QUE MASHI RAFAEL, QUE VIVA DIOS, QUE VIVA LA REVOLUCIÓN, QUE VIVA CARLOS SLIM, DIGO ADAM SMITH! En este lugar, todos olían sus pedos, miraban sus reflejos, decían que buenos mis bosquejos. Su nombre era flacpal andina.

Y en ese sueño, en el caminar, mis dientes habían caído, mi pelo había desaparecido de mi cabeza, mis rodillas estaban acabadas por el paso del tiempo. Mis zapatos demasiados gastados, hacían que sienta el fragor del piso rugoso y vergudo; mientras, la lluvia había pasado y solo existía un sol canicular que quemaba mis ojos y mi calva. Entonces caí…

Una fuerte punzada me apretó el corazón, solo alcancé a gritar LUCHA INDÍGENA, ROBAR TIERRAS RESPONDIERON UNOS RICOS CON PONCHO, IEEEEEEES, Y EL VIENTO RESPONDIO: INVÁLIDO. INAPAPERS DIJE YO, Y EL VIENTO RESPONDIÓ, SOBORNOS 2013-2016, OLA BINI DIJE CON FURIA, EL VIENTO SOLO ME PUDO DECIR, CALLA GIL.

Entonces vi pasar la vida en un segundo, había sido una basura. Había producido 10 veces más de lo que me pagaron. Por ello, guardé furia para mi único aliento, y poder decir acertadamente mis últimas palabras. Ensanché el pecho, la voz al inicio me salió con un gallo pero terminó de forma categórica, diciendo…

¡VALES VERGA JORGE YUNDA Y ÁNGEL GONZÁLEZ, DEVUELVAN LAS FRECUENCIAS QUE SE ROBARON!

Anuncios

Categories: Sin categoría

Deja un comentario