¡Que no le cuenten!

La doble moral burguesa (Cómo hacerse el loco en la política y no topar temas delicados)

Después de un debate fuerte y extendido, se vino la votación alrededor del tema del aborto de caso de violación. El tema, en vez de ser usado como algo trascendental para los asambleístas, sirvió como un botín político. El figureteo y las posturas contrarias por un tema de quien se lleve mejor cifras en las encuestas, fue el foco principal de sus posturas.

Casos como el de María Mercedes Cuesta, que su postura siempre estuvo a favor del aborto en casos de violación, o de la bancada de los partidarios de Correa, que fueron los mismos que criminalizaron el proceso hace algunos años, fueron parte de este proceso. La gente en contra del proceso, también usó de plataforma el proceso, para sus fines

Por otro lado, movimientos activistas a favor y en contra de la normativa, desnudaron las fortalezas y debilidades de sus argumentos para el debate. Al final, se impuso el status quo, y la norma no pasó.

Creo que como sociedad, es necesario discutir estos temas. También, creo que las posturas, pueden ser viscerales sí; pero, jamás deberían salir de la nada. La construcción de argumentos para sustentar el tema, siempre me ha parecido una forma democrática necesaria para cualquier sociedad. El problema del proceso, es la criminalización de las posturas, el postureo a favor o en contra con fines políticos y publicitarios, etc.

Solo una sociedad que tenga la madurez y los argumentos para discutir estos temas, crearán sociedades más humanas y democratizadas en sus procesos sociales.

Anuncios

Deja un comentario